MUSEO DE BELLAS ARTES DE BADAJOZ

EL EDIFICIO

  • Imágenes históricas del edificio
  • Imágenes históricas del edificio
  • Imágenes históricas del edificio
  • Imágenes históricas del edificio
  • Imágenes históricas del edificio
  • Imágenes históricas del edificio

DE FINALES DEL XIX A LA ACTUALIDAD

Como hemos visto anteriormente el museo nació al amparo de instituciones provinciales y locales, sin ser destinado para él ningún presupuesto propio y adaptándose a unas salas situadas en la planta baja destinadas a otros usos dentro del edificio de la propia sede administrativa de la Diputación y que obligaban a desmontarla anualmente en más de una ocasión.

En 1962 la Diputación pide un informe al Director de la institución en ese momento, el pintor José Mª Collado Sánchez, sobre las necesidades que el museo sufría. El informe, emitido con fecha de 14 de noviembre del mismo año, impulsó la primera ampliación y reforma bajo la dirección del arquitecto Sr. Fite y el aparejador José de Aguirre. En este proceso se anexaron varias salas más a las ya existentes así como se cubrieron algunos patios para incluirlos en la exposición llegando a constituirse con un total de siete salas en 1978. Aun así la reforma era totalmente insuficiente. Ese mismo año de 1978 se adquiere para uso como museo un edificio de finales del XIX situado en la calle Meléndez Valdés, propiedad de la familia Pinna-Crespo, que había sido sede de la Banca Crespo.

De manera provisional se inauguraron en 1979 la planta 1ª y 2ª planta mientras las obras se desarrollaban en planta baja. La reforma fue llevada a cabo por el arquitecto José Mancera y el arquitecto técnico José Sánchez Leal y finalmente en 1981 se abrió completo al público con un montaje cronológico desde el siglo XVI al XX.

Esta definitiva apertura coincide con un cambio de dirección llegando ahora al museo el pintor Francisco Pedraja Muñoz.

A comienzos de la década de 1990 y dada la colmatación del espacio expositivo, la Diputación decide adquirir otro inmueble en la calle Duque de San Germán, frente al lateral de la ermita de la Soledad perteneciente a D. Regino de Miguel, médico muy conocido en Badajoz.

Con esta nueva ampliación el edificio del museo contaba con 755 m² en el edificio de Duque de San Germán, 957 m² en el edificio de la calle Meléndez Valdés y 346 m² de superficie en el patio interior.

La obra también fue llevada a cabo por el arquitecto José Mancera y el arquitecto técnico José Sánchez Leal, a los que se suma Gerardo Alvarado Asensio.

El edificio sería inaugurado en noviembre de 1997 coincidiendo con la jubilación de Francisco Pedraja y la llegada de un nuevo director Román Hernández Nieves.

  • Imágenes históricas del edificio
  • Imágenes históricas del edificio
  • Imágenes históricas del edificio
  • Imágenes históricas del edificio
  • Imágenes históricas del edificio
  • Imágenes históricas del edificio

El crecimiento de la colección así como la adaptación de los servicios que un museo como el MUBA debía poder ofrecer a los ciudadanos hizo que de nuevo la Diputación se plantease una ampliación y mejora de las instalaciones. En 2005 se adquiere un solar colindante al edificio situado en la calle Duque de San Germán y en 2006 se plantea un concurso público de ideas resultando vencedora la propuesta “DOTS”, presentada por el Estudio de Arquitectura Hago, de los arquitectos Antonio Álvarez-Cienfuegos y Emilio Delgado-Martos. Este proyecto contemplaba la construcción de dos nuevos edificios, uno junto al ya existente en la calle Duque de San Germán que también sería rehabilitado, y otro hacia la calle Francisco Pizarro, con un total de 3.298m2. construidos.

Con un presupuesto de más de cinco millones de euros, las obras se inician en 2011 finalizando en 2014, siendo inauguradas las nuevas instalaciones el 30 de marzo de 2015. La obra fue nominada al Premio Europeo de Arquitectura Contemporánea-Mies Van der Rohe 2015.

El maridaje colección/arquitectura se convierte en un nuevo atractivo añadido que el visitante podrá apreciar como interesante aliciente en la experiencia museística. El conjunto provoca nuevas experiencias estéticas y sensoriales que generan un nuevo producto cultural capaz de suscitar una dinámica de atracción social hacia este renovado hito patrimonial de la ciudad de Badajoz.

Las conexiones visuales no se realizan solo en horizontal sino también en vertical, existiendo zonas puntuales con suelo de cristal transparente.

Imágenes del edificio
Imágenes del edificio
Imágenes del edificio